El sueño sus fases y alteraciones

¿Por qué dormimos? Según el Dr. García Borreguero del Instituto del sueño de Madrid, dormimos para que nuestro cerebro pueda mantener la vigilia, es decir, para mantener una relación con el entorno al analizar y procesar información externa. Para lograr todo esto el cerebro necesita desconectarse del entorno (de estímulos visuales, auditivos o sensoriales) y descansar por la noche. Dormir nos permite reorganizar todo lo que aprendimos durante el día.

Y toda esa información que recibimos durante el día, una vez que dormimos queda almacenada en la ATP (Unidad de Almacenamiento de Energía), es decir como el CPU en una computadora.

Ahora, ¿Qué es lo que ocurre cuando dormimos?

Durante nuestro periodo de sueño pasamos por 4 fases que se van repitiendo a lo largo de toda la noche, hasta que empezamos un nuevo día.

De esas 4 etapas, las 3 primeras se denominan NREM (No REM), mientras que la última es la conocida Fase REM, Rapid Eye Movement (Movimiento Ocular Rápido) y es durante esta última etapa cuando soñamos.

Durante la noche las 4 fases del sueño se repiten cada vez que termina la fase 4. Podemos llegar a pasar por la fase REM unas 5 veces, soñando en todas ellas. Inicialmente dura 10 minutos, pero a lo largo de la noche se extiende hasta 1 hora.

No olvides que el sueño es un proceso biológico imprescindible para la vida. Por eso, mantenerlo en las mejores condiciones nos asegura el buen funcionamiento del organismo durante el día.

Problemas y trastornos del sueño

Sin embargo, existen una serie de trastornos, muchas veces desapercibidos, que afectan diferentes aspectos de nuestra vida.

Algunos de estos trastornos del sueño son:

el insomnio, hipersomnia, sonambulismo, narcolepsia, ronquido, apneas del sueño, trastornos del ritmo circadiano, terrores nocturnos, pesadillas, bruxismo, síndrome de piernas inquietas, nicturia, enuresis, y otros que tal vez no son tan conocidos, pero igual son dañinos para la salud.

Dormir mal por la noche puede ocasionar algunos padecimientos como: cansancio, apatía, déficit de atención y alteración de la memoria por mencionar algunos. De ahí la importancia de tener una rutina del sueño que nos permita mantener calibrado nuestro reloj interno.

Sin importar la edad, sexo, religión o nacionalidad dormir es básico para la vida. Por ello, es necesario mantener una rutina e higiene de sueño adecuada, para evitar algún trastorno.

Es importante dormir lo suficiente cada noche, un adulto necesita aproximadamente de 7 a 8 horas diarias de descanso. También el estilo de vida y hábitos que se tengan afectan al sueño. Te invitamos a consultar a un profesional en trastornos del sueño, ya que, muchos de estos problemas tienen solución.

Es importante que cuidemos algunos aspectos que tenemos para tener un descanso reparador como lo es: escoger correctamente nuestro colchón, recordemos que lo barato sale más caro y hay colchones que son de excelente calidad, con gran tecnología, y hechos para brindar un gran confort.

Para más información visita nuestra lista de los mejores colchones de México 2021.